Chávez Jr. sigue inflándose

En un pleito áspero y sangriento Julito Chávez se vió beneficiado por las tarjetas de los jueces que lo vieron ganar en forma unánime ante Luciano Cuello que, con pocas armas, se prodigó en valiente performance.


En la Plaza de Toros de Tijuana, México, se enfrentaron por el "Continental Americas" del WBC los invictos Julio César Chávez Jr. 38-0-1 (29ko) y Luciano "Principito" Cuello 23-0 (10ko) a 10 asaltos.

La pelea comenzó a todo ritmo. El argentino -recientemente radicado en Madrid y a las órdenes del inefable Ricardo Sánchez Atocha- salió a avanzar, decidido, y mostró gran preparación. Sorprendió seguramente porque no llevaba los pergaminos en su palmarés como para que fuera a plantarle cara al Junior.

Chávez Jr. volvió a cometer los pecados de siempre. Pocos cambios de ritmo, menos aún de dirección, falta de combinaciones, incapacidad para quebrar la defensa de un rival que abroqueló los flancos con sus brazos, etc.

Las armas que Cuello cargó en su valija a la hora de viajar a Tijuana fueron muy pocas. Pero su determinación fué enorme. Gigante.

Chávez Jr. logró cortarlo a poco de comenzar el 3º episodio. La sangre que derramó Cuello a lo largo de los 10 asaltos fué mucha, pero no llegó a igualar la cantidad de sudor...

Sobre el final del 7º también Julito -por un corte en su ceja derecha- comenzó a dejar su sangre en el tapete.

Las alternativas del pleito fueron muchas, pero la constante se dió en el ataque pertinaz de Cuello, quebrado únicamente por la potencia que de a ratos soltaba Julito en sus envíos.

La mayoría de las combinaciones que la afición celebró, quedaron en los brazos y codos del visitante.

Cuello trabajó muy bien con su mano izquierda en jab y en "gancho repetido" a la zona alta. Pero su escasa potencia posibilitó que Chávez Jr. despreciara sus golpes para lanzar los propios.

Estaba escrito que Luciano Cuello iba a Tijuana para perder ante Julito. Y que sólo un KO del platense podría dar por tierra con este destino. Mi tarjeta arrojó un 96-94 a favor del "Principito" que bien podría haber sido un 95-95 ya que hubo algunos asaltos muy complicados de fallar.

Pero los jueces vieron ganar unánimente -como estaba previsto- a Chávez Jr. por 98-92, 96-94 y 96-95, siendo la tarjeta del primer juez la única ecandalosa.

Al margen del resultado y el fallo, el saldo del combate resulta en la valoración del presente de Julio César Chávez Jr. Y es que Julito no pudo dar cuenta de un rival discreto que no está ni estará jamás en un Top-Ten de las 154 libras (sin intentar desmerecer a Cuello porque realmente se prodigó, hizo el gasto y mostró una entereza digna del aplauso. Pero que sus recursos son limitados, lo son).

Con cada combate de estos "que le arman" al Junior para inflarle el récord su imagen cae al tiempo que nos demuestra que es un "púgil del montón", de cabotaje si se quiere. Pero lejos del nivel internacional necesario para integrar un Top-Ten y aspirar a un Título Mundial.

Estoy convencido de que si este mismo Julito no fuese hijo del Gran JC, no estaríamos hablando de él. Ni hoy ni nunca...

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Luján: con lo mínimo...

El argentino Sebastián Andrés "Iron" Luján 30-5-3 (20 ko) se impuso -en pelea Eliminatoria WBA de las 147 libras- ante el venezolano Charlie José Navarro 17-2 (12 ko) tras doce vueltas y por decisión mayoritaria de los jueces.


El combate se realizó en el patio de la casa de Luján, el Estadio de Newell's Old Boys de Rosario, club de fútbol del que el rosarino es simpatizante. Una multitud se dió cita para verlo ganar y avanzar hacia su -nueva- chance mundialista.

El pleito comenzó con un ritmo acorde a las expectativas que generó. De carácter técnico y dentro de la línea clásica, ortodoxa, quebrada tan solo por las manos adelantadas excesivamente bajas por parte de ambos púgiles.

Ambos alternaron el dominio y el control de la pelea sin lograr inquietar ni poner en peligro la vertical de su rival.

El combate, al no registrarse manos de potencia y que generaran consecuencias, de tan técnico terminaba -paradójicamente- por aburrir al aficionado.

Al final de la primera mitad la pelea iba pareja. Pero a partir de allí Navarro pareció haberse quedado sin aire a la vez que Luján capitalizó su segundo aire, acelerando las acciones y poniendo en aprietos -por cantidad de golpes acertados- al visitante.

Así dominó la 7ª y 8ª vuelta, cada vez mas veloz y preciso ante un rival que caía en un pozo sin retorno recibiendo cada vez mas y contestando cada vez menos...

Todo estaba dado para que Luján definiera el pleito antes del límite. Pero Luján 'sobró' el combate, bajó la guardia y se encomendó a sumar puntos para un final holgado. Y se llevó el 9º capítulo de esta forma.

Pero en el 10º recibió una derecha voleada de Navarro que lo hizo retroceder hasta una esquina y comenzó allí un calvario innecesario a cómo venía llevando el control de las acciones.

Porque -hay que reconocer gran mérito al venezolano- Navarro se prodigó ni bien tomó nota de que aquella mano la había sentido Luján. Y a partir de ese momento se hizo dueño de la ofensiva lanzando mayor cantidad de golpes que Luján y aportando la cuota de potencia que indicaba que la peligrosidad estaba de su lado.

En el segmento final de pelea, si se había de pensar en un KO, la vía rápida sólo se imaginaba posible para la esquina del caribeño.

En el asalto final Luján intentó mejorar su imagen y avanzó a lanzar y definir -matemáticamente- la pelea pero Navarro se plantó a cambiar golpes y otra vez otra derecha voleada puso en aprietos al rosarino que sufrió el segmento final del último capítulo.

En mi opinión personal y desde mi óptica, el pleito terminó empatado en 114 puntos. Opinión que coincidió con el Juez Cerdán. los otros dos en cambio vieron ganar al local por 116-112, números que me resultan cuanto menos exagerados.

Lo cierto es que Luján obtuvo pasaporte a una chance mundialista de la WBA, cosa no muy tangible tampoco porque ya sabemos lo que ese organismo hace sufrir y esperar a quienes ganan vía eliminatoria este derecho (que le pregunten a Marcos Maidana sino).


[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Thomas Hearns: ¿Mandíbula de Cristal?

A lo largo de mi vida de aficionado boxístico, en rigor a la verdad de 1985 a esta parte, he escuchado alzarse varias voces con una misma sentencia: “-La mandíbula de Tommy Hearns era de cristal…”

Siempre tuve ganas de refutar este dicho. Y creo que fundamentos no me faltan…



Repasemos las derrotas por KO que sufrió Hearns:

1. 16-Set-1981: PKOT 14 ante Ray Leonard

¿Tenía poca pegada Sugar en las 147 libras?

Al concluír el 13° asalto el marcador era 125-122, 125-121 y 124-122 todas las tarjetas para ‘La Cobra’.

¿Cayó Hearns a causa de una mandíbula de cristal?

Digo, ¿Existió un golpe fortuito recibido en el mentón que lo hizo caer desmayado?

No estuvo ‘ido’ en ningún momento… Se levantó dos veces si mal no recuerdo.

¿No fue luego un aluvión de golpes de uno de los welter más rápidos de la historia lo que determinó que el árbitro decretara el KOT?

Este combate no es medida, en mi opinión, para decir que la mandíbula de Hearns era de cristal…

2. 15-Abr-1985: PKOT 3 ante Marvin Hagler

¡Qué decir aquí amigos!

¿No hubiera caído cualquiera ante el huracán de mamporros que lanzó el de Brockton?

Ni vale la pena continuar con este caso.

Definitivamente considero que cualquier hombre de este planeta con 160 libras de peso hubiera sido víctima de Hagler ese día.

No decreta para mí tampoco que el maxilar inferior de Tommy fuera de cristal…

3. 06-Jun-1988: PKOT 3 ante Iran Barkley

¿Caben dudas de que Barkley lo tomó desprevenido?

Hearns estaba golpeando a voluntad a Barkley en pos de ponerlo KO.

Barkley lanzó, como se dice, un ‘avemaría’ y lo tomó a Hearns desprevenido.

El golpe fue tremendo pero no hubiera terminado de dormir a Hearns…

Invito a todos los que tengan acceso a ese combate a que repasen el KO y verán que el gran mérito de ‘The Blade’ en esa noche no fue sólo ése golpe fortuito.

El hombre estaba ‘en las nubes’ pero, cuando se dio cuenta de que conectó con fuerza a Hearns se lanzó como un rayo y lo volvió a conectar cuando ‘La Cobra’ ya iba camino a la lona.

Ésos golpes, los que uno recibe cayendo ya sin sentido ni sustento, son de consecuencias terminantes. Para cualquiera. No sólo para los ‘mandíbulas flojas’…

Sigo sin encontrar el cristal en la humanidad de Hearns…

¿Qué más puedo agregar entonces?

Thomas Hearns boxeó durante 29 años en 6 divisiones distintas y se midió con lo más granado del boxeo.

Y al parecer por éstas 3 derrotas por KOT -la del 2000 ante Uriah Grant sería maliciosa e injusta si se la considerara porque Tommy combatió en Cruceros y con 42 años de edad- en un total de 67 salidas profesionales se lo bautiza como poseedor de una “mandíbula de cristal”…

Pues yo no me lo trago amigos.

Y quería reivindicarlo desde este artículo así que mi respuesta a la pregunta ¿Tenía Thomas Hearns una ‘mandíbula de cristal’? es NO, NO LA TENÍA.

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]