Pavlik vs. Martínez: Análisis previo

Muchos pensarán que es un sitio dedicado a "Maravilla" Martínez, pero no. Es que tuve medio desactualizado el portal y justo se dió la "casualidad" de reactivarlo en ocasión de esta pelea.

En el Boardwalk Hall de Atlantic City (New Jersey) se enfrentarán Kelly “The Gost” Pavlik y Sergio “Maravilla” Martínez por los títulos WBC y WBO de las 160 libras, que expondrá el primero.

Ambos marcaron idéntico peso en la báscula: 159½ libras.

La ficha antropométrica de ambos señala una diferencia de 9cm. de estatura a favor del de Ohio (1.89 contra los 1.80 de Martínez) y –sorprendentemente- una pulgada más de alcance (76” contra los 75” de Pavlik) para el de Quilmes.

El argentino –de guardia zurda, afincado en Madrid- hizo toda su carrera como welter y mediano jr., asaltando recién las 160 libras en la pelea anterior a esta, ante el también zurdo Paul Williams.

Pavlik –de guardia diestra- en cambio, tuvo un paso fugaz por la categoría inmediata inferior en sus comienzos rentados y es un mediano natural, que hizo algunas peleas incluso por encima de las 160 libras.

Su record de 36-1 (32ko) sindica a Pavlik (28 años) como el dueño de la pegada, el vigor, la capacidad de definición prematura del pleito. Su capacidad de encaje por otra parte, ha sido puesta a prueba en varios combates.

El record de “Maravilla” 44-2-2 (24ko) habla de la campaña dilatada de este púgil de 35 años que busca materializar con laureles todo lo que le pertenece por su capacidad, técnica y logros verdaderos. Es decir, de coronar una campaña excepcional que varios jueces se empeñaron en empañar en sus últimos dos combates. Combates que ganó sobre el ring, y que fueron los que lo hubieran catapultado a la fama que aún –inexplicablemente- no tiene en este deporte.

Yo trazo un paralelo en esta pelea –salvando distancias y libras- con la sostenida en Noviembre de 1994 por “Big” George Foreman y Michael “Double M” Moorer. Por varias cosas…

Foreman era el hombre de mayor envergadura, el más lento. Y el de mayor encaje y potencia. Diestro además.

Moorer, de guardia zurda, dominó a voluntad a Foreman merced a su mejor esgrima y mayor velocidad. Pero cayó en el juego perverso del viejo George, muy a pesar de todas las advertencias de Teddy Atlas, que venía reclamándole airadamente que no se quedara estático.

Lo que debe y no debe hacer Martínez está plasmado en aquel pleito. Debe moverse y castigar desde afuera, esquivar, no acercarse demasiado y; sobre todo, no prenderse en intercambios. No debe aceptar el “pleito lento” que propondrá el calvo de Ohio ni entrar en el forcejeo de clinchs y empujones que terminaría por cansarlo y exponerlo a un disparo aislado de esos que terminan con todos los sueños y con toda la gloria.

¿Martínez puede hacerlo? Puede. Es un púgil que puede mantener la atención durante los 12 asaltos y tiene aire y piernas para sostener el desafío.

Por otro lado tenemos la única derrota de Pavlik como clave gráfica de cómo ganarle a “The Ghost”. Y es que en Octubre de 2008 un boxeador de 44 años –Bernard Hopkins- le dio una lección (sin corona en juego) a Kelly que nunca olvidará.

Digo “clave gráfica” porque precisamente grafica cómo Pavlik puede frustrarse con el paso de los asaltos si no está en control. Y grafica como ningún otro combate –es su única derrota, claro- que el hoy monarca de las 160 libras (WBC Y WBO) no tiene más argumentos que su mandíbula y su poder (no es poco, es cierto), que carece de estrategia, de “Plan B” cuando las cosas no le salen. O su rival no se lo permite…

A todo esto, optimismo aparte, creo que Martínez está más fuerte que nunca. Si no me equivoco -y espero que el tiempo luego me dé la razón- Williams tiene una capacidad de encaje envidiable. Mayor que la de Pavlik en mi propia apreciación. Y Martínez, el Martínez de 160 libras, le hizo pasar muy malos momentos a Williams con sus golpes largos.

Espero veamos una buena pelea. La analizaré y haré la crónica correspondiente.

¡Salud!

0 comentarios ¡Comenta ahora!: