¡Lazarte Campeón Mundial!

Y la sexta resultó ser la vencida para el púgil marplatense. Se coronó frente a su público y su gente, que no paró de alentarlo durante las doce vueltas y de ovacionarlo ya coronado.

En el Club Once Unidos de Mar del Plata, el local Luis Alberto "El Mosquito" Lazarte 46-9-1 (18ko) le arrebató la corona IBF de las 108 libras al colombiano Carlos Támara 21-4 (15ko) por puntos, en fallo dividido.

Fue el sexto intento mundialista del marplatense el que vió cumplido su sueño. Los cinco anteriores resultaron en otros tantos fracasos:

1. 30-Oct-1999: PPP12 (DD) ante Kermin Guardia [WBO 105lbs]
2. 06-Jun-2001: PKOT2 ante Pongsaklek Wonjongkam [WBC 112lbs]
3. 13-Set-2002: PDsc10 ante Omar Narvaes [WBO 112lbs]
4. 28-Jul-2007: PDsc10 ante Edgar Sosa [WBC 108lbs]
5. 26-Set-2008: PPP12 (DD) ante Daniel Reyes [WBO interino 105lbs]

A sus 39 años no tenía dudas de que esta vez sí se trataba de su última chance. Y salió a "comerse crudo" al campeón.

No fue para nada elegante su actuación. Y tampoco estuvo exenta de irregularidades y acciones antireglamentarias. Pero... ¿Cómo alcanzar a un campeón 12 años más joven y 10 centímetros más alto que, además, posee una esgrima muy superior a la del retador?

La respuesta la puso sobre el ring Lazarte. Boxeando al límite del descuento -con los antecedentes en contra de haber perdido dos peleas mundialistas por descalificación- se lanzó desde el primer campanazo. Con la cabeza por delante, sí.

En una de las primeras acciones la frente del colombiano sufrió un corte sangrante. Y este corte -que lo molestó los doce asaltos- tuvo incidencia real sobre el desarrollo.

Lazarte revoleó sus manos como un molino de viento, errando 3 de cada 4 pero lanzando 7 veces más que el colombiano.

Támara, de muy buena línea, no sé si no supo pero quedó claro que no pudo contener el avance pertinaz del retador. Boxeó con miedo además de la cabeza de Lazarte que acometía como un verdadero ariete.

El colombiano hizo lo que pudo en defensa, amarrando cuando fue necesario, haciendo buen "rolling" (acompañando con la cabeza el dibujo de los golpes que no alcanzó a esquivar efectivamente para quitarles efecto) por momentos y en ocasiones contragolpeando con cierta justeza por adentro. Sin embargo no pudo hacer valer su gran alcance y sus golpes largos quedaron desdibujados ante el buen achique de Lazarte.

Lazarte no detuvo su accionar -frenético durante todo el combate- y allí cimentó su victoria. No lo dejó pensar, armarse, accionar. Jamás cedió la iniciativa y fue el agresor en todos los asaltos.

Támara confió en algún "parate" del boxeador más viejo que nunca ocurrió. Debió 'ponerese el overol' para conservar la corona. Y no lo hizo.

Creo que -como escribí más arriba- el "miedo" a un nuevo cabezazo fue determinante en su desempeño, por lo que no pudo -ni quiso- prenderse en un cruce sino hasta los últimos dos asaltos en los que interpretó podía volverse sin cinturón a su New Jersey adoptivo.

Mi tarjeta arrojó 115-113 para el nuevo campéon, coincidentemente con uno de los jueces. Otro vió ganar al ahora ex campeón por la misma diferencia y el restante le otorgó finalmente la victoria a Lazarte por 116-112. De seguro esta tarjeta fue idéntica al 119-112 de la TV, pero dándole los 3 asaltos que estos últimos vieron empatados (sabiendo que no iba a ser posible el "10-10" en este pleito) al colombiano.

El boxeo es un deporte de apreciación y es por lo tanto muy difícil de fallar algunos asaltos en los que no se ve un ganador claro. El entorno -tocando el bombo, alentando, vitoreando- puede sin dudas alterar la apreciación de la que hablamos. Y el "deseo" de ver coronarse a un púgil local, sobre todo conociendo la historia de traspiés del "Mosquito" y su inmerecida situación económico-laboral para un púgil que se mantuvo en la élite de las divisiones que transitó a lo largo de 14 años de campaña profesional también pueden condicionar a quien está allí a la vera del cuadrilátero haciendo la tarjeta.

Pero Lazarte ganó bien. En mi opinión -y como acabo de escribir- no por el margen amplísimo que otorgó la transmisión local de TyC Sports (cuyo plantel se mostró sorprendido al escuchar el fallo dividido) pero sí por el inapelable margen que le otorgó la enjundia con que procuró su victoria.

Estaba escrito. Mejor dicho, lo escribió Lazarte ni bien piso el tapete. Algo así como -salvando las distancias, porque además el del panameño fue definiendo y no arrancando el pleito- Durán cuando se llevó por delante a Buchanan. Lazarte metió el cabezazo, Durán el golpe bajo... Pero si no era eso iba a ser otra cosa, siempre acompañada de montones de "cascotazos" porque estos púgiles salieron a devorarse al rival, a llevarse el título sin concesiones. Y no había fuerza ni técnica capaces de detenerlos.

Lazarte, con la satisfacción del sueño cumplido, ya indicó con sus palabras que no importa el futuro de su faja. Ni siquiera si la resigna en su primera defensa. Es muy conciente de que esta noche tuvo una motivación especial, como la que quizás nunca vuelva a tener, y hasta especula de forma conservadora con que su reinado bien puede ser efímero. ¿Pero saben qué? ¡No le importa!

¡FELICIDADES CAMPEÓN DEL MUNDO!


FOTOS: Deporte Marplatense

0 comentarios ¡Comenta ahora!: