Empatan Sylvester y Karmazin

05 JUN 2010 - Jahnsportforum - Alemania
Sebastian Sylvester vs. Roman Karmazin
IBF 160lbs - 12 asaltos

por Manuel Blanco (Rapote)

En el Jahnsportforum de Neubrandenburg, Alemania, se enfrentaron el local Sebastian Sylvester 33-3 (16ko) ante el ruso Roman Karmazin 40-3-2 (26ko) por el título IBF de las 160 libras que expuso el primero.

A pesar de que el alemán hizo toda su campaña en esta división, es el ruso –que fue monarca IBF de la división inferior- quien le lleva 10cm de estatura.

De todas formas el ruso –de 37 años- pesó 71,50kgs ante los 72,30 que acusó el campeón –de 29 años- en la báscula.

La verdad es que no soy partidario de la interpretación de los himnos en un espectáculo deportivo… Pero la forma en que fueron ejecutados en este estadio por una orquesta de cuerdas –bajo un marco de respeto absoluto del público, que explotó jubiloso al concluír el alemán- fue verdaderamente un momento fantástico.

Análisis del pleito, asalto por asalto:

1º asalto:
El ruso salió a hacerse cargo de la ofensiva, trabajando muchísimo con su izquierda adelantada. Cada tanto combinó esta mano con alguna derecha, pero de momento sin consecuencias.

Sylvester estuvo muy contenido y soltó poco sus manos, dosificando quizás los envíos ante un rival veterano y con la cabeza puesta en una pelea de largo aliento.

SubTotal: 10-9 Karmazin


2º asalto:
Sylvester boxeó muy estático, con sus manos abroqueladas en defensa y soltando su izquierda en jab a cuentagotas. Sí se animó esta vez a combinar su derecha recta si lograba conectar la adelantada.

Karmazin repartió el castigo abajo, intentando abrir la defensa del local, y se mostró mas distendido boxeando en la media pero avanzando y lanzando siempre en mayor cantidad que el campeón.

La gente ovacionó muchísimo al local, festejando cada mano –aunque fuese débil, imperfecta, o quedara directamente en la guardia del rival- como si se tratase de un knock-down…

10-9 Karmazin | SubTotal: 20-18 Karmazin


3º asalto:
El ruso capitalizó su mejor alcance, y su mejor esgrima. Caminó hacia los lados cambiando justo de ritmo, encontrando la medida para que sus golpes llegaran a destino.

Sylvester pareció jugado a una combinación esporádica de “uno-dos” clásico que ni siquiera ejecutó bien, ya que “empujó” los golpes…

Pero en el estadio, todo festejo. Con la algarabía propia de quien no entiende realmente lo que está ocurriendo…

10-9 Karmazin | SubTotal: 30-27 Karmazin


4º asalto:
Arengado sin embargo por los aplausos y el aliento desmedido de su público, el local se animó más y logró conectar algunos buenos jabs, más sólidos que los que lanzara en los asaltos anteriores.

El ruso se prendió en algunos intercambios pero el campeón lució –por primera vez en pelea- más sólido esta vuelta.

10-9 Sylvester | SubTotal: 39-37 Karmazin


5º asalto:
Sylvester se mantuvo otra vez expectante para contragolpear ante un Karmazin que trabajó muy bien con su mano izquierda adelantada.

El local intentó quebrar esa distancia acercándose de cualquier forma, a puro empellón y hasta con codazos. En uno de estos arrestos ilegales, curiosamente el árbitro –como para terminar de confirmar el peso que tuvo la localía- le llamó la atención al ruso por… ¿utilizar el codo?

Tuvo luego algunos ataques más certeros Sylvester, en los que utilizó menos artimañas ilegales y logró conectar algunas derechas voleadas que hicieron que estallara en gritos todo el estado.

10-9 Sylvester | SubTotal: 48-47 Karmazin

6º asalto:
Hasta aquí, dos boxeadores con estilos y planes de pelea bien distintos. El ruso dedicado a boxear y prodigarse en la media y larga distancia, y el alemán abocado a un contragolpe capaz de capitalizar sus fuerzas y poner en la lona al retador.

Si bien ninguno pudo de momento establecer un dominio claro sobre el otro, el ruso con muy poco se llevaba la decisión…

10-9 Karmazin | SubTotal: 58-56 Karmazin


7º asalto:
El jab de Karmazin volvió a marcar el ritmo. Sylvester achicó con éxito, esta vez intentando primero el castigo a los flancos y a la zona baja para seguir con algunos uppercuts una vez lograda la corta. Y cuando no logró el achique de esta forma, volvió a recurrir a los empujones e incluso a los golpes en la nuca estando ya en clinch. Golpes por los que el árbitro le llamó la atención a… Karmazin.

10-9 Sylvester | SubTotal: 67-66 Karmazin


8º asalto:
El pleito se hizo monótono. Hasta el aplauso del público contribuyó –sin aristas ni variaciones rítmicas- a que todo pareciera una repetición constante de lo ya acontecido…

Karmazin siguió avanzando, cumpliendo con su rol de retador. Con efectividad pero sin efecto. En mi opinión sumando pequeños puntos ante la inacción –o acción errática- del campeón.

Las manos más “duras” -si se puede decir así- fueron del alemán. Pero tan pocas –y tan poco “duras”- que no alcanzaron para inclinar la balanza a su favor…

10-9 Karmazin | SubTotal: 77-75 Karmazin


9º asalto:
Sylvester redujo sus chances prácticamente a un solo recurso: el uppercut una vez lograda la corta distancia. Y lo ejecutó en más de una ocasión con éxito. Pero nunca tuvo consecuencias, al punto de que hasta pareció que Karmazin fue dejando vía abierta para ese envío.

El ruso contrarrestó también con golpes de poca potencia. Pero de buena factura, considerable puntería y suficiente cantidad como para sumar otra vuelta para su contabilidad…

10-9 Karmazin | SubTotal: 87-84 Karmazin


10º asalto:
Ninguno de los dos intentó acelerar el ritmo, cambiar de estrategia ni precipitar las acciones. Supongo que ambos confiaban en una victoria en las tarjetas. El ruso porque sabía que había pegado mucho más, que había sostenido la ofensiva. El alemán porque –con la música de fondo de los vítores incesantes de sus paisanos- también se sentía ganador.

Pero una derecha de Sylvester a poco de comenzado el asalto pareció romper la monotonía, llevando más pólvora que ninguna mano de las vistas de momento en el pleito.

Eso animó al campeón a insistir con esa mano, combinándola exitosamente en uno-dos “de libro” en al menos 4 ocasiones. Suficientes como para adjudicarse claramente la vuelta.

10-9 Sylvester | SubTotal: 96-94 Karmazin


11º asalto:
Karmazin regresó al combate con el ojo izquierdo visiblemente cerrado por las derechas mencionadas de la vuelta anterior. Y Sylvester –cada vez más alentado por su público- atacó con mayor vehemencia, ayudado también por la escasa visión del ruso que dejó filtrar como nunca las derechas del alemán.

Sin embargo el ruso aguantó a pie firme y contragolpeó como siempre, sólo que esta vez sí se notó e hizo evidente una diferencia entre el poder del campeón y el suyo.

10-9 Sylvester | SubTotal: 105-104 Karmazin


12º asalto:
Los golpes en la nuca y los uppercuts que lanzó Sylvester en cada clinch no tienen explicación en una pelea de campeonato mundial. Sobre todo porque el llamado de atención siempre fue para el ruso, por “amarrar”…

Karmazin salió a jugarse como quien sabe que tiene la pelea perdida. Tuvo que sostener los empellones y cabezazos del campeón y las llamadas de atención –fueron 4 en total, todas injustificadas- del árbitro.

El campeón fue eso, todo empuje como un luchador de sumo. No hubo claridad alguna en su accionar. En el desorden los únicos golpes claros –repito e insisto, sin poder ni consecuencias- fueron del retador, resuelto a vender cara su derrota.

10-9 Karmazin | TOTAL: 115-113 Karmazin


La etrega y lectura de tarjetas se demoró una eternidad. Aquél marco respetuoso -del que hablé en un principio cuando mencioné la ejecución de las canciones patrias- se vió lamentablemente empañado durante la espera por un bochornoso episodio de pujas y forcejeos en el ringside, protagonizado por algunos fanáticos evidentemente alterados.

El estadio proclamaba con cánticos y aplausos a Sylvester mientras que él mismo les pedía calma y hacía gestos señalando que la decisión estaba pareja...

Finalmente los jueces vieron y fallaron de esta forma: 117-111 para Karmazin, 118-111 para Sylvester y el restante un empate en 114, concluyendo con el pleito con desenlace nulo en fallo dividido…

- - - - - - - - - - - -

La pelea resultó intensa pero, al no poder ninguno imponer verdaderas ventajas de poder sobre el otro, se fue tornando monótona y el interés estribo -ya durante el propio pleito- en saber cómo iban a resolver los jueces tal intríngulis de apreciación a la hora de fallar que en otra posibilidad de desenlace.

Karmazin hizo todo bien y fue quien se prodigó, cumpliendo como dije con su rol de retador. Le faltó pimienta y, entre otras cosas, se vió desbordado por acciones que rayaron la ilegalidad y lo perjudicaron. Basta con apreciar que la cantidad de uppercuts que tiró y conectó Sylvester mientras estaban en clinch y el árbitro solicitaba la detención de acciones. Además, era el propio ruso el que terminaba recibiendo el reproche arbitral...

Sylvester no pudo resolver el plan de pelea del ruso. Se mantuvo con guardia muy cerrada, casi arrastrando los pies hacia un rival que le giró mientras tuvo aire. Apenas insinuó algunos arrebatos ofensivos que no llegaron -a pesar de que logró en el segmento final cerrarle un ojo- a inquietar a la esquina retadora.

No soportó tal vez la presión del público y la localía terminó -sobre el ring y no sobre el resultado "entregado" por los jueces- jugándole una mala pasada.

El alemán tiene un boxeo discreto, de recursos más cercanos a los de un aficionado que a los de un campeón profesional como en realidad es. Considero que lejos del amparo que obtiene siempre peleando en su patio la puede pasar muy mal de este lado del charco por ejemplo, donde no le permitirían todos sus golpes en la nuca, empujones, cabezazos y empellones.

Entiendo que se impone una revancha. Espero no se haga en Alemania.

KO12.com.ar®

0 comentarios ¡Comenta ahora!: