Pacquiao: El Mejor del Mundo

13 NOV 2010 – Cowboys Stadium, EEUU
Manny Pacquiao vs. Antonio Margarito
WBC 154lbs – 12 asaltos

por Manuel Blanco (Rapote)

En el Cowboys Stadium de Arlington, Texas, se enfrentaron a 12 vueltas el filipino Manny “PacMan” Pacquiao 51-3-2 (38ko) y el mexicano Antonio “Tony” Margarito 38-6-1 (27ko) por el WBC (vacante) de las 154 libras.

Con catchweight pactado en 150 libras, el filipino acusó en la balanza 144½ libras mientras que el mexicano clavó el límite pre-acordado de 150, subiendo al ring con 169 libras. Ante las 148 que pesó el “PacMan”...

Esta diferencia física, evidenciada en el pesaje y notoria ya con ambos dentro del ring, hizo dudar al más optimista seguidor de Pacquiao.

21 libras de diferencia. El equivalente a un supermediano (168lbs) ante un welter (147lbs), o sea 3 divisiones arriba uno del otro, algo que no debería siquiera permitirse en el boxeo...

Pero tan Enorme es el filipino, que así como una vez "pasó" de cinturones, fajas y cetros dominando el P4P, el PPV y la atención de todo el mundo boxístico; esta vez se dió la licencia de desafiar a la naturaleza, a aquello de que "-...el pez grande se come al pez chico..."

Hacer el análisis -tal y como acostumbro- "asalto por asalto" sería engorroso... ¿Cómo contabilizar, cómo describir todos y cada uno de los golpes, cómo relatar un número cuasi infinito de acciones?

Resumo con que mi tarjeta fue de 119-107 para Pacquiao. Los jueces fallaron 119-109, 120-108 y 118-110.

¿Cómo explicar que un púgil de 21 libras menos dejó el rostro de su rival hecho un guiñapo? ¿Cómo decir que lo zarandeó durante doce capítulos? ¿Cómo, que le aguantó a pie firme mazazos que hubieran derribado a un semicompleto?

Pacquiao despejó -si es que a los más escépticos todavía le quedaba alguna duda- todas las incógnitas.

Dió -una vez más- muestras sólidas, contundentes, casi obscenas de capacidad pugilística. Velocidad, precisión, combinación, repentización, cambios de frente, potencia, encaje... Y hasta se dió el lujo de guapear y ponerse a cambiar metralla de forma totalmente innecesaria, nada más que porque simplemente puede y quiere hacerlo...

Margarito se vió desbordado por el "Tsunami del Pacífico" y no tuvo tiempo de arriar las velas que su navío ya se encontró en medio de una tormenta que lo azotó hasta hundirlo.

Peleó valientemente el de Tijuana, se debatió entre el encordado ante ese pequeño hombre y Gigante Boxeador que lo tuvo a mal trajinar...

Porque hasta cuando pudo desatar toda su potencia, y soltar todo su poderío, el filipino lo terminó retrucando con renovados bríos, con fuerzas de -ya no hablo de cualidades de boxeador solamente sino de deportista- Atleta Fabuloso...

En el 8º asalto Margarito echó su resto y lo tuvo por momentos mal al filipino... Pero -como relaté- se recuperó majestuosamente, pletórico.

Se tomó el 9º de descanso ante un Margarito que -por lo expuesto, largó lo que le quedaba en el 8º- estaba más cansado que él.

Y en los asaltos siguientes desarrolló otra vez su boxeo frenético, casi impune. Más que un boxeador parece un verdugo que ultima sin piedad a sus víctimas...

Es increíble -y me voy quedando sin calificativos- el PacMan. Ocurre que sus rivales "se relajan" después de recibir la cantidad de golpes que un "boxeador normal" puede concatenar en una seguidilla... Y ahí es donde saca provecho, porque desde cualquier lado, con velocidad infrecuente y con precisión de cirujano mete otras 3, 4 y 5 manos más... Soberbio.

No tengo dudas de que estamos ante un verdadero Top-5 de Todos los Tiempos, un Top-3 si me apuran un poco. Y que se lo puede discutir sin ningún pudor como el #1º de la Historia, por qué no.

Bastará con repasar su trayectoria para ver todas las divisiones profesionales que transitó, los títulos que ganó, y los títulos que "dejó correr" en pos de enfrentar a los mejores sin importar más galardón que el que significa -nada menos- derrotarles.

Ver sus peleas, el desarrollo de las mismas, la envergadura de sus rivales, la forma en que los doblegó, nos ponen de frente a un auténtico GRANDE.

Una vez -hace tiempo y en otra de sus resonantes victorias- lo titulé como "Implacable"... Porque éso es lo que es. Doy gracias de poder ser contemporáneo a Manny Pacquiao, de poder contarles -en un futuro- a mis nietos cómo vi todas y cada una de sus peleas, cómo fui testigo de su Leyenda.

KO12.com.ar®

4 comentarios ¡Comenta ahora!:

VIN dijo...

Muy buena crónica Manuel, felicitaciones, vale darte la derecha amigo: sos de las personas que vieron este fenómeno y lo reclamaron ASÍ, con ese nombre, desde el principio.

Yo NO, pero estaba dispuesto a concederle tal dimensión cuando se pudiera ver la arista de la dificultad y del manejo real de la adversidad arriba del ring, no en la teoría. Esa es la materia principal del boxeo. La Mayor Gloria deportiva demanda que esa asignatura tenga su noche de exámen y que su evaluación sea clara, indubitable, que no exista ni sombra de duda respecto de aquellos mezquinos "que hubiera sido si..".

Pero, señores, eso es pasado. Ya no queda espacio para comprobar ninguna otra dote necesaria, para mi ni para nadie, desde el terreno de lo deportivo están todas las piezas juntas para decir como reza el título de la nota: EL MEJOR DEL MUNDO.

El pequeño Manny Pacquiao, con esas piernas cortas y ese andar alegre, casi como de dibujito animado, es el más grande púgil de los últimos cincuenta años por lo menos. No tiene la culpa Margarito, ni los mexicanos, ni Hatton, ni siquiera la tienen los que -boxeadores, prensa, promotores- jamás tuvieron primero generosidad, luego interés, luego verguenza deportiva, después pudor y jamás el tupé de explicarse y justificarse el ninguneo a esta leyenda.

Ahora, como lo sentimos los que amamos este deporte de manera global, en sus valores edificantes de bienestar físico, nobleza, incluso económico pero sobre tod de integridad humana;

en sus posibilidades de deparar siempre el ámbito perfecto para ofrecer una composición técnica, artística y una actividad demandante de sacrificios, de "límites supremos" pero únicamente dentro de contextos deportivos; lo exhibido por Pacquiao da para parafrasear a Albert Spaggiari, al mítico ladrón francés de la banca Societé Generale de Niza, en 1976, cuando escribía en las paredes de los bancos robados "Sin violencia, sin armas, sin odio".

Ese concepto, esencia de este deporte sublime, es PACQUIAO.

Sin yesos, sin drogas, sin porquerías, sin otra intencionalidad que la de demostrar que se es el mejor deportista, y se puede tomar la gloria, el dinero y la fama sin olvidar la alegría verdadera que provoca esforzarse físicamente en un gimnasio, en una larga concentración preparativa, para ganar la competición autoimpuesta, más allá de lo que se supone accesible, aceptando los desafíos extremos por la fe en uno mismo.

Y los toma asi, con seriedad y alegría, respeto por el rival y por el público que lo sigue en término de cientos de millones (no solo en su país) y más allá de ganar espectacularmente, derrochando generosamente su talento, CUMPLE religiosamente y sin decepcionar con su meta primaria de ser buen boxeador, buen hombre, buen deportista.

Conste, sino, esos comentarios post fight que son siempre una pelea aparte en todas las noches gloriosas del filipino:

“I told the referee, `Look at his eyes, look at his cuts,” “I did not want to damage him permanently. That’s not what boxing is about.”*

(*) Le dije al referee, 'míre sus ojos, mire sus cortes,' 'No buscaba causarle un daño permanente, No es eso de lo que se trata el BOXEO.

Gracias a Dios que este ejemplo de boxeador y de ser humano es el "Más Grande" y es también, de nuestros días.

Rapote dijo...

¡Muchas gracias por tu comentario VIN!

Que, como siempre, complementa la nota y muchas veces -como en este caso- ratifica con iguales o mejores palabras lo que la misma describe.

¡Un abrazo!
¡Salud!
;) Manuel Blanco (Rapote)

Anónimo dijo...

MUY BUENO MANU! Excelente crónica de la pelea, parece hasta mejor de lo que fue, pac man tiene que hacer lista con vos en filipinas. Ja ja abrazo.

Anónimo dijo...

Thanks for some quality points there. I am kind of new to online , so I printed this off to put in my file, any better way to go about keeping track of it then printing?