¡Martínez destruyó a Dzinziruk!

12 MAR 2011 - MGM Grand Foxwoods Casino, EEUU
Sergio “Maravilla” Martínez vs. Sergiy "Razor" Dzinziruk
WBC 160lbs - 12 asaltos

por Diego Piedrabuena (Dai)

Llega por fin el retorno al cuadrilátero de una de las sensaciones del 2010, considerado como uno de los mejores libra por libra del momento, el argentino, oriundo de Quilmes, Sergio “Maravilla” Martínez (45-2-2, 24 KOs), quien no posee el título mediano que le pertenece merced a los extraños manejos del boxeo contemporáneo, ya que se le quitó para que pelee por el denominado título de Diamantes del WBC, y el ucraniano Sergiy Dzinziruk (36-0-1, 23 KOs), campeón del WBO en las 154lbs.

Se espera una pelea interesante, ya que ambos púgiles son muy técnicos, pero mientras el argentino usa esa técnica en merced a un ataque sostenido, contraatacando todo el tiempo, el ucraniano amarra, trabando y no dejando desarrollar el juego del oponente, con una línea de clásico boxeador europeo, erguido, manteniendo las formas, un estilo largo y paciente, con la particularidad de que su mano fuerte es la izquierda, de igual forma que el argentino. Si “Maravilla” logra romper ese nudo defensivo la historia casi seguro tendrá un desenlace temprano. De todas formas, el quilmeño está en mejor condición física que nunca si la contienda se extiende a los 12 asaltos. El arbitró será Arthur Mercante (h.). Ambos púgiles pesaron 158.8 lbs.

LA PELEA:

1º round:
Maravilla le cede el centro del ring al ucranio, y pivotea, casi danzando, a su alrededor sacando el jab punzante. La diferencia de velocidad es notoria: “Maravilla” baja las manos, algo ya clásico en él, y vistea, cabecea, esquiva. Saca poco la izquierda, pero con el jab alcanza, colándolo cuando Dzinziruk intenta tirar su propio jab, pero a una velocidad tan inferior que a veces parece una práctica de gimnasio. Los 5 cm. de ventaja en altura del invicto no parecen influir en nada. Es un asalto de estudio, pero que ya plantea el esquema de la pelea por venir.

10-9 Martinez

2º round:
Siguiendo las indicaciones de su rincón, el campeón súper welter WBO se mueve más, y tibiamente comienza a sacar la izquierda. Martínez hace lo mismo, pero se lo aprecia mucho más sólido, comenzando a trabajar las zonas bajas, con una diferencia de potencia notoria, y en un número de golpes que por lo menos triplican los impactos de su rival. Este porcentaje podríamos ampliarlo también a la movilidad-y velocidad, remarcado esto insistentemente por la esquina del argentino- de ambos luchadores, donde el contraste entre el erguido eslavo y el plástico Martínez es tan notorio que hasta parece imposible de transmitir por esta crónica…

10-9 Martinez

3º round:
El quilmeño, siguiendo las indicaciones de su rincón, apura más con las combinaciones de jab y cross, y hasta asoma el swing que tan buen resultado le diera contra Paul Williams, golpe muy conveniente cuando la diferencia de altura es notoria. El asalto sigue la tónica del anterior, con una Martínez justificando plenamente esa forma de conocer al pugilato: ciencia dulce.

10-9 Martinez

4º round:
Soprende a los 10 segundos el quilmeño con un 1-2 de manual, que hace poner rodilla en tierra al ucraniano y le provoca la cuenta de protección. Martínez sigue atacando, pero contenido, y faltando 1 minuto para el fin del asalto, mete una espectacular izquierda en swing, tolerada notablemente por Dzinziruk, que empieza a demostrar gran encaje, y responde con una cross de izquierda que fue la mano más clara sobre el argentino desde que comenzó la pelea, para luego impactar en la zona inguinal del argentino, parando la contienda unos segundos para que se recupere.

10-8 Martinez

5º round:
Martínez se toma un respiro, y morigera la intensidad del trabajo, pero de tomas formas marca el compás, donde el desarrollo deviene entorno a sus acciones, cómo director del concierto boxístico que nos brinda. A puro amor propio Dzinziruk empieza soltar más sus manos, y comienza a impactar seguido-especialmente con la izquierda-, en la humanidad de Martínez, aunque sin profundidad apreciable. Faltando 10 segundos para finalizar el asalto, una doble combinación de jab y cross de Maravilla culmina con su oponente en la lona. Cuenta de protección y fin del asalto.

10-8 Martínez

6º round:
El round entero, exceptuando al minuto de comenzar, donde una izquierda tremenda de “Maravilla” es respondida por otra casi tan espectacular del ucraniano, fue una sinfonía de jabs del argentino. Al ucranio se lo nota ya con la cara hinchada, muy marcada, y con un corte en el ojo derecho.

10-9 Martinez

7º round:
La pelea continúa en la misma tónica que los asaltos anteriores, pero inexplicablemente Martínez se comienza a trenzar en el intercambio, donde definitivamente no le conviene estar, se aprecian los impactos del eslavo sobre su cuerpo, con algunos de intensidad importante El ucranio levanta la puntería junto con su actitud, lo que le permite llevarse el asalto. Se aprecia un corte sobre el párpado izquierdo de “Maravilla”.

10-9 Dzinziruk

8º round:
Se noto mucho nerviosismo en el rincón del argentino, sin dudas provocado por el corte. Se escuchaba a Martínez pedir que le sequen la sangre, sereno pero firme. El manejo de su esquina fue un poco atolondrado, tardaron varios segundos más en bajar del ring que el minuto reglamentario, con el juez de ring haciendo la vista gorda por esto y no dando cuenta cómo corresponde. Esto hace extraño el comienzo, pero se aprecia que Martínez quiere terminar la pelea, el corte del ojo más que en lo físico le dolió en el orgullo, por más que es el claro dominador del pleito. Poco antes de promediar el asalto, impacta de swing a pleno-golpe similar, pero no igual, al que sufrió Paul Williams en la última pelea con el argentino- en el rostro del ucranio, que lo hace caer, muy sentido. Se levantará, sacando entrañas a lo guapo, para caer dos veces más, y decretar el KOT en el 8º asalto.

Ganador: Martínez KOT 8º

- - - - - - - - - - - -

Que decir de “Maravilla” que ya no se haya dicho: lo suyo es arte puro, baja las manos exponiendo su cabeza, vistea, mueve su cintura, dejó a su contrincante tomar el centro del cuadrilátero para girar a su alrededor, y ofrecerle una batería de jabs desde todos los ángulos, ya sea desde el ataque pero especialmente trabajando las aperturas. No existió un hueco sin llenar con sus puños cada vez que el ucranio quería extender sus manos para impactarlo, con esa diferencia de velocidad notable, manejando todo el tiempo la distancia con la piernas, algo que solo pueden hacer los maestros de este deporte. Anulo el trabajo de su rival, que es un gran boxeador, pero que parecía alguien del montón al lado de Martínez. A los 36 años se le ve en mejor forma que nunca, con un estado y una preparación envidiables, pero más que nada con una confianza y una fortaleza mental difícil de igualar.

¿Qué sigue? Quizás una pelea a mitad de año, y otra para el fin de del 2011. ¿Será esta con Floyd “Pretty Boy” Mayweather? Ojalá, tanto por la bolsa, que recompensará algo de todos estos años de sacrifico, cómo por el bien del deporte, donde los mejores tendrían que si o si medirse con los mejores, cómo era norma en otras épocas. Y por nuestro bien. Cómo aficionados al noble arte, ver a un pugilista cómo Martinez no puede menos que justificar esa forma de llamar al boxeo: es noble, ya que el sacrificio implicado en su práctica es difícil de igual por otros deportes. Y es arte: basta ver a Sergio “Maravilla” Martínez para comprobarlo.

KO12.com.ar®

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]